Ache

en colaboración con CEHS 

Actualidad

Actualidad

El silencio también pertenece al lenguaje de la consolación

silencio

A veces también el silencio es de gran ayuda; porque en algunos momentos no existen palabras para responder a los interrogantes del que sufre.

La falta de palabras, sin embargo, se puede suplir por la compasión del que está presente y cercano, del que ama y tiende la mano.

No es cierto que el silencio sea un acto de rendición, al contrario, es un momento de fuerza y de amor.

El silencio también pertenece al lenguaje de la consolación, porque se transforma en una obra concreta de solidaridad y unión con el sufrimiento del hermano.

Misericordia et misera (nº 13)